previous arrow
next arrow
Slider

¿Tu postura al volante es la correcta?

diciembre 13, 2019 0 Comentarios

La comodidad al conducir un auto es primordial para evitar malestar y lesiones, producto del estrés del manejo. Sentarse de modo correcto previene dolencias, sobretodo en viajes de larga distancia.  

La máxima seguridad al volante se obtiene al adoptar una postura correcta para conducir. Por eso, te contamos cuáles son las claves para que estés cómodo y en una posición segura.

Calzado: por seguridad, se recomienda conducir siempre con zapatos bien agarrados al pie y el tobillo, planos y sin demasiada plataforma, con el fin de no perder sensibilidad, y sin taco para evitar una mayor angulación en relación con el tobillo que dificulte la interacción con los pedales.

Piernas: en el vehículo las piernas deben poder intervenir el funcionamiento de los pedales, por lo que no deben estar totalmente recta, sino con margen de movimiento. La cadera debería quedar  por debajo de las rodillas, en un ángulo de 100-110 grados. Las rodillas también deberán formar un ángulo de 100 grados, para apoyar el talón en el suelo y poder pisar los pedales adecuadamente. 

Cola: siempre debe quedar apoyada por completo en el respaldo del asiento para evitar lesiones y contracturas en la zona lumbar. Cuando uno está tenso y mal sentado, se incrementa la posibilidad de perder el control del auto a medida que aumenta el cansancio del cuerpo. 

Es importante acomodar el asiento y que la reclinación no supere los 20 grados con respecto a la columna lumbar y dorsal, y la altura del asiento debe ser menor a 30 centímetros del suelo.

Brazos: los codos deben estar ligeramente flexionados y los hombros bajos, a la altura del volante. Es importante poder maniobrar con libertad, pero deben estar lo suficientemente cerca para que estén relajados.

Espalda: debe permanecer siempre bien apoyada al asiento. Se recomienda utilizar un “soporte lumbar” (puede ser desde una toalla o un almohadón blando) que mantenga la curvatura natural de la zona, previniendo las dolencias y lesiones.

Cabeza: la tensión de la cabeza y cuello es la principal responsable de las contracturas y dolores cervicales. Nunca hay que buscar el apoyo cervical en el apoyacabeza, ya que éste sólo sirve para proteger en caso de un accidente. Lo correcto es tener la columna apoyada hasta la altura de los omóplatos.

Cinturón de seguridad: es imprescindible utilizarlo, pero hacerlo de modo incorrecto puede provocar ciertos roces. Se recomienda evitar que la correa pase directamente por el cuello, sino que lo haga por el pecho y la clavícula. 

#1Vos en conducir cómodo y seguro. 

Archivado: Sin Categorizar

Dejá una respuesta