Prevenir las quemaduras más comunes

abril 29, 2014 0 Comentarios

Llegan los días más fríos y con él la aparición de diversos escenarios que podrían facilitar la ocurrencia de quemaduras por calor: ollas calientes, tazas de té, estufas, planchas de ropa o para el pelo.

Mayor riesgo en invierno

La posibilidad de que ocurran este tipo de lesiones en el hogar aumenta durante los meses fríos, debido al uso de estufas y radiadores, a que los niños permanecen mayor cantidad de tiempo dentro de las casas y a que consumimos alimentos a temperaturas más elevadas.

En forma adicional, en invierno aumenta considerablemente el riesgo de incendios, por el aumento en el consumo eléctrico, que muchas veces superan la capacidad instalada de las viviendas, generando recalentamiento de cables y cortocircuitos.

quemadura1
quemadura2
quemadura3Una quemadura puede ser dolorosa o no, dependiendo de su grado. El grado de una quemadura está determinado por su ubicación en el cuerpo y el número de capas de la piel afectadas. Las quemaduras pueden ser ocasionadas por el calor, la electricidad, productos químicos o radiación. La primera reacción a una quemadura debe ser detener la fuente de calor o romper el contacto entre la fuente de calor y la piel. El cuerpo retiene el calor y continúa quemándose hasta que se enfríe la piel. En muchos casos puede enfriarse la quemadura con agua. A no ser que lo recomiende un profesional médico, nunca use mantequilla ni otros ungüentos, ya que éstos sellan la quemadura en el calor y pueden ocasionar infecciones. Si se forman ampollas, éstas no deben romperse porque protegen la quemadura contra las infecciones.

Más Info: Primeros Auxilios para Quemaduras

Consejos de Prevención

• Mantenga las estufas en un rincón y con una protección que dificulte el paso de un niño.
• Use sólo cables y artefactos eléctricos en buen estado.
• Evite el uso de alargadores, un niño puede manipularlos.
• No sobrecargue los enchufes con zapatillas o conexiones múltiples. Asegúrese de que todas las fichas tengan un buen ajuste entre si.
• No ingiera alimentos ni líquidos calientes con niños en brazos. Sirva los alimentos tibios.
• Al cocinar, use las hornillas de atrás con mangos de ollas y sartenes hacia adentro.
• Fije la cocina a la pared o al menos trabe la puerta del horno cuando no lo esté usando; un niño pequeño es capaz de volcar una cocina si abre y se apoya en su puerta.
• Evite usar manteles con bordes que cuelguen en la mesa, prefiera los individuales.
• No use estufas de combustión expuesta en ambientes cerrados. Si las usa, asegúrese de tener bien ventilado el ambiente y no las deje encendidas mientras duerme. Sáquelos al aire libre para apagarlas. Nunca ponga recipientes ni teteras con agua sobre ellos.
• No deje fósforos y encendedores al alcance de los niños.
• Si usa velas preocúpese de que estén fijas para que no se vuelquen y colóquelas en una superficie alta, lejos del alcande de los niños.
• Apague fogatas y brasas siempre con agua y no con tierra ni arena.

Qué hacer frente a una quemadura:

1. Sacar la ropa de la zona afectada.
2. Colocar un paño limpio mojado en agua fría, sin hielo, en la quemadura. Disminuye el dolor y la inflamación.
3. Envolver con una toalla o sábana limpia.
4. Llevar inmediatamente al Servicio de Urgencia Hospitalario o Ambulatorio más cercano.
5. No colocar nada más sobre la quemadura. Ni sustancias caseras ni pomadas.
6. En caso de quemadura eléctrica cortar la luz o desconectar el cable del enchufe.

 

 

 

Dejá una respuesta