previous arrow
next arrow
Slider

Pensamiento inverso: Cada vez más organizaciones apuestan a este proceso de innovación

junio 12, 2019 0 Comentarios

«Pensamiento erróneo o inverso» es el nombre de este recurso comúnmente utilizado como una herramienta de innovación. El mismo consiste en pensar de forma intencionada la peor idea o forma posible de solucionar un problema, y a partir de allí, construir hacia lograr la más óptima. 

Así, en un primer proceso de innovación todas las ideas son válidas, incluso aquellas que en un principio parezcan absurdas, ta que pueden aportar soluciones realmente disruptivas. 

Es necesario reconocer que no todas las organizaciones están dispuestas a utilizar recursos en escuchar y recopilar ideas de todo tipo. En algunos casos, se traduce en quitar el foco del objetivo que se persigue, aún cuando este proceso puede suponer el primer paso para conseguir un enfoque perfecto. A su vez, otra barrera en la innovación supone «la cultura de silos»  y una concepción cerrada de la misma, restringida a un grupo reducido de personas. Especialmente dentro de las compañías de mayor tamaño, en donde las generación de ideas suele limitarse a perfiles muy concretos y a esquemas jerárquicos basados en la verticalidad (de arriba hacia abajo). 

Por el contrario, la democratización de la innovación extiende sus efectos a toda la estructura de la organización, dando lugar a un mayor punch innovador y un apetito creciente por las nuevas ideas. 

¿Cuáles son las ventajas de democratizar la innovación?

1. Quien afronta una nueva disciplina (innovación en este caso) lo hace con mayor atención y se motiva más al tener por delante una mayor curva de aprendizaje. Esto se acompaña a que, generalmente, sus ideas no están contagiadas por la cultura tradicional de la organización, logrando tener un mayor carácter disruptivo. 

2. Escuchar a las personas, sobretodo en las grandes organizaciones, permite tener una foto global de la propia compañía y sus retos a futuro. Así, se podrá evaluar cada una de las piezas que la componen y detectar personas claves, cederles responsabilidades y convertirlas en «supehéroes» en la resolución de los problemas.

3. Estos «superhéroes» pueden encontrarse en toda la cadena de la organización, y por lo tanto no entienden de jerarquías. Así, pueden lograr un mejor desempeño en la organización y la motivación de todos los trabajadores. 

Archivado: Destacados, Innovación, Sin Categorizar • Etiquetas:

Dejá una respuesta