previous arrow
next arrow
Slider

Cómo trabajar desde casa y no morir en el intento

febrero 10, 2017 0 Comentarios

Cada vez son más las personas que reparten sus horas laborales entre la oficina y el hogar, o directamente trabajan desde la comodidad de su casa. Para muchos puede sonar a un sueño, pero como todo conlleva algunas desventajas que pueden llevar a un pico de stress. Te dejamos algunos consejos para evitarlo.

Flexibilidad horaria, el no tener a tus jefes encima, libertad para viajar y el ahorro de dinero y tiempo en el transporte son apenas algunas de las ventajas que tiene el trabajar en casa, pero ¿qué pasa con el otro lado de la moneda? La tecnología nos ha brindado la posibilidad de acceder a esta nueva modalidad de trabajo, aún antes de estar preparados para afrontarla en su totalidad, es decir previniendo las consecuencias negativas y reflexionando sobre cómo evitarlas. El gran desafío ante esta realidad parece ser el de lograr compatibilidad entre el hogar y el trabajo

Entre los inconvenientes que se suscitan están la falta de contacto humano con colegas, dificultades de autocontrol para quienes no son lo suficientemente disciplinados y exceso de trabajo para los workaholics, tensiones con otros miembros de tu familia y dificultad para establecer límites entre el trabajo y la casa. Entonces, ¿cómo llevar esta situación de la mejor manera?

Establecé los tiempos. Dejá en claro a tus clientes o a tu jefe que únicamente estarás disponible en determinados horarios.

Evitá el exceso de redes sociales. Si bien son útiles para resolver situaciones, pueden ser un arma de doble filo, al causar distracción y quitar tiempo.  Por esa razón, conviene determinar horas para revisarlos y participar.

Tomá breves descansos. Para evitar el agotamiento, caminá un rato o realizá alguna tarea del hogar que te lleve poco tiempo.  Tu mente descansará por unos minutos y trabajarás mejor.

Recordá ejercitarte. La actividad física es siempre importante, pero en el caso de las personas que trabajan en su hogar, es impostergable.

Establecé un lugar destinado al trabajo. En lo posible, habilitá una habitación o un espacio privado que sea aceptado por la familia como «la oficina”, con luz natural y ventilación. Es recomendable contar con 6 metros de espacio libre para trabajar.

Evitá el desorden. Esto aplica para las personas que trabajan tanto en su casa como en la oficina.  El desorden distrae, y hoy las herramientas tecnológicas nos permiten evitar el papelerío.

Evitá el pijama. No descuides tu apariencia por trabajar desde casa. Tené en cuenta que tu día ya comenzó. Levantate y preparate como si fueras a salir a la calle.

¿Trabajaste o trabajás bajo esta modalidad? ¿Le agregarías algún otro consejo? ¿Cómo preferís trabajar?

 

Seguí leyendo…

En busca de un mejor descanso

Cuando las vacaciones también estresan

Dejá una respuesta