previous arrow
next arrow
Slider

Cómo evitar el ciberacoso

octubre 12, 2019 0 Comentarios
evitar cyber bullyng

El ciberacoso o el ciberbullyng, es una extensión del acoso en los medios tecnológicos, por teléfono o por internet, por el cual una persona (acosador) trata de debilitar y destruir el autoestima de otra (acosado o bullied), enviándole mensajes amenazantes, intimidatorios o chantajistas a través de servicios de correo electrónico, mensajería instantánea (Whatsapp, messenger) o las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat).

En los últimos años, gracias a las campañas de sensibilización, especialmente en el ámbito escolar, dirigidas a padres y profesores, se ha ido reduciendo el número de casos de acosos directos. Sin embargo, se ha dado paso al nuevo fenómeno de ciberacoso, gracias al uso de dispositivos móviles e internet, sumado al anonimato en la red, que hace que el acosador sienta impunidad ante sus actos. 

Un niño puede verse involucrado en el ciberacoso de distintas formas: Puede padecerlo, acosar a otros, o ser testigos de un acoso. Cuantas más plataformas digitales utilice el niño, se presentan más oportunidades de verse expuesto a un posible ciberacoso. Por eso, es importante que los padres, maestros y otros adultos puedan registrar ciertos síntomas:

  • Aumento o disminución notable en el uso del dispositivo, incluso la mensajería. El niño muestra respuestas emocionales (risa, enojo, disgusto) a lo que ocurre en su dispositivo. 
  • Esconde la pantalla o el dispositivo cuando otras personas están cerca, y evita hablar sobre lo que está haciendo con su dispositivo. 
  • Cierra sus redes sociales o genera nuevas cuentas.
  • El menor evita situaciones sociales, incluso aquellas que disfrutaba antes.
  • El niño se vuelve retraído, pierde interés en las personas y en las actividades.

¿Qué hacer si  hay señales de ciberacoso?

Si notás estas señales de advertencia que indican que el menor puede estar involucrado en ciberacoso, tomá medidas para investigar su comportamiento digital: Apoyá al niño acosado, conversar sobre el posible comportamiento de un acosador y enseñá la gravedad del ciberacoso. 

Averiguá la causa del cambio en el sentido de humor o de comportamiento.

Hablá: Hacele preguntas para conocer qué está sucediendo, cuándo comenzó y quién está involucrado.

Llevá un registro de lo que está sucediendo y dónde ocurre. Se puede realizar capturas de pantalla de las publicaciones o los contenidos dañinos, de ser posible. 

Denunciá: La mayoría de las plataformas de redes sociales y las escuelas tienen políticas claras y procesos de denuncia. 

Si un compañero de clase está acosando por internet, se debe denunciar en la escuela pertinente.

Apoyo: Los compañeros, profesores y adultos de confianza pueden intervenir públicamente para influenciar de manera positiva, en una situación donde se publican contenidos negativos o dañinos sobre un niño. Esta intervención puede incluir una publicación de comentarios positivos sobre la persona acosada, con el fin de desviar la conversación hacia una dirección positiva. 

Es necesario tratar de determinar si el niño necesita apoyo profesional, como un consejero o un psicólogo.

#1Vos en estar atento a este flagelo social!

Dejá una respuesta