Subscribe via RSS Feed Conectanos en Google Plus Conectanos en LinkedIn Conectanos en YouTube

Qué tener en cuenta al usar un matafuegos

mayo 5, 2017 0 Comentarios

Los vemos en el trabajo, en la escuela de nuestros hijos y tenemos uno en el auto, pero muy pocos sabemos cómo usarlos. Los extintores cumplen un rol vital a la hora de impedir que pequeños incendios pasen a mayores. Aquí te brindamos una rápida guía para que sepas qué hacer en ese momento de peligro.

Entre las medidas de seguridad a adoptar en caso de incendio, es una obligación de los conductores y de las instituciones el contar con uno o varios matafuegos, pero la realidad es que muchos cumpen una función ornamental. Lamentablemente muy pocas personas saben cómo utilizarlos y, si bien las probabilidades de que te cruces con un incendio en toda tu vida son pocas, vale la pena contar con esta información para evitar que un pequeño fuego se convierta en algo mucho peor.

En primer lugar es importante saber que ante cualquier incendio, se debe llamar de inmediato a los bomberos. Entendido esto, existen cinco tipos de matafuegos: El tipo A es para combustibles sólidos (maderas, caucho, plásticos, textiles, papel), el tipo B para líquidos o gases inflamables (petróleo y sus derivados, alcoholes, grasas industriales, gases), el C para equipos eléctricos energizados (motores, tableros, instalaciones eléctricas), el D para metales combustibles (magnesio, sodio, potasio, aluminio) y por último el K para cocinas comerciales, con grasas y aceites de origen animal o vegetal. Cada tipo de matafuegos está marcado con la letra correspondiente bien visible, y un extintor multipropósito ABC de químico seco sirve para la mayoría de los incendios.

Antes de comenzar a utilizarlo, es importante colocarte en un lugar de seguridad, cercano a una vía de salida, y recordá que el uso del extintor se aplica únicamente cuando se trata de un incendio contenido, por lo que deberás apelar a tu criterio. Antes de accionar, colocate a 3 metros del incendio, y procedé a abrir el matafuegos. Casi todos tienen un perno de seguridad en el mago, sostenido con un sello plástico. Las características varían, pero en general es necesario romper el sello y tirar del perno de seguridad antes de poder apretar la manija que descarga el contenido. Tené en cuenta que al apretar el matafuegos, este generará una fuerte presión por lo que es importante que mantengas tu mano firme.

Si ya estás listo, apuntá a la base del fuego, y apretá el gatillo mientras mantenés el matafuego en posición vertical.  Mové la boquilla de  lado a lado, atacando por la base toda la parte frontal del fuego antes de avanzar. Tené en cuenta que un extintor contiene alrededor de diez segundos de poder de extinción. Si el fuego continúa después este período, lo más seguro es que te retires y aguardes la llegada de los bomberos.

Recordá que la mejor forma de evitar un siniestro de cualquier tipo, es la prevención. Informarse es prevenir.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: