Subscribe via RSS Feed Conectanos en Google Plus Conectanos en LinkedIn Conectanos en YouTube

Algunos consejos para conducir bajo la lluvia.

Abril 30, 2017 0 Comentarios

Si bien cuenta con algunos fanáticos, la lluvia durante un día entre semana lo complica todo. Hay que repensar qué ponernos, buscar el paraguas, las botas y el piloto, y también extremar precauciones a la hora de manejar. La Segunda te deja algunas recomendaciones para que las complicaciones no se compliquen aún más.

Cuando suena el despertador y a lo lejos sentís el sonido de la lluvia, sabés que tu día tendrá algunas dificultades extra. Durante el fin de semana, las precipitaciones pueden ser agradables, pero durante un día laborable son sinónimos de problemas. Calles, rutas y autopistas se vuelven un poco más peligrosas, y es por eso la necesidad de tener los siguientes consejos en cuenta a la hora de tomar el volante.

Encendé las luces para mejorar tu visibilidad.

Múltiples factores se unen para comprometer la visibilidad en un día de lluvia. Las nubes reducen la luz natural, el resto de los automóviles nos lanzan agua al pasar y, si la lluvia es fuerte, la visibilidad es prácticamente nula, por lo que la utilización de luces es necesaria, cuidando siempre evitar el deslumbramiento del resto de los conductores. Además, recordá tener el parabrisas en perfecto estado de limpieza, para que no se forme barro en los cristales.

Revisá el estado de los neumáticos.

Y aunque tengamos los neumáticos en el mejor de los estados, los mismos tienen una determinada capacidad de evacuación del agua, a través del dibujo. Cuando esa capacidad es sobrepasada, el control del vehículo se pierde, y sucede lo que se conoce como aquaplanning, ante lo cual debemos levantar suavemente el pie del acelerador, y mantener la calma. La clave, como en la mayoría de los casos, es la precaución: aumentar la distancia de frenado, no hacer movimientos bruscos, evitar circular cerca de autobuses o camiones, y disminuir la velocidad.

En síntesis, La Segunda te aconseja:

  • Mantener limpio el parabrisas.
  • Utilizar las luces del coche.
  • Mantener los neumáticos en perfecto estado.
  • Ante un viaje largo, lo mejor es posponerlo, pero de no poder hacerlo, recordá realizar una revisión completa.
  • Aumenta los límites de precaución, sobre todo de noche.
  • Transitá por la parte más alta de la calzada.
  • Recordá asegurar tu automóvil con La Segunda.

¿Sumarías algún otro consejo?

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: